martes 16 de julio de 2024 - Edición Nº228

América | 4 jul 2024

Purga en el gobierno trinidense

Despidos en la inteligencia de Trinidad y Tobago por vínculos con cultos religiosos

El primer ministro Keith Rowley anunció el despido de 28 agentes de la SSA, tras descubrirse que estaban influenciados por un culto religioso, comprometiendo la seguridad nacional. U


Por: Mundo en Conflicto

El primer ministro de Trinidad y Tobago, Keith Rowley, reveló el miércoles que desde mayo han sido despedidos 28 miembros de la Agencia de Servicios Estratégicos (SSA) del país debido a su vinculación con un culto religioso, lo que ponía en riesgo la seguridad nacional.

Rowley informó en el Parlamento que una auditoría interna descubrió prácticas alarmantes de nepotismo y oportunismo dentro de la SSA. "Varios familiares y asociados de ciertas personas y de una iglesia específica fueron empleados de manera encubierta en la agencia", señaló el primer ministro.

Aunque Rowley no mencionó el nombre del culto, la prensa local sugiere que se trata de las iglesias del conocido pastor evangélico Ian Brown. "Estas personas pertenecían a una secta que se armaba mientras predicaba una doctrina según la cual militares y paramilitares entrenados con vocación religiosa serían los más adecuados para reemplazar a los líderes políticos del país", explicó Rowley.

El primer ministro afirmó que este grupo estaba "ejerciendo altos niveles de influencia en los asuntos de la agencia en detrimento de la seguridad nacional", por lo que se les acusó de violar la ley de la SSA y de realizar reclutamiento irregular.

En marzo, el director de la SSA, el mayor retirado Roger Best, fue puesto en licencia y finalmente despedido en mayo. Desde entonces, 28 personas han sido cesadas de la SSA, según informó Rowley.

La revisión también reveló que la SSA había creado una "unidad de respuesta táctica" altamente entrenada y militarizada. Esta unidad fue desactivada en marzo y sus actividades están siendo investigadas tanto por la SSA como por la Fuerza de Policía de Trinidad y Tobago (TTPS).

"¿Por qué una organización de inteligencia necesitaría mantener en secreto una unidad operativa de esta naturaleza y escala?", cuestionó Rowley durante su declaración.

Además, la auditoría destacó la necesidad urgente de mejorar la gestión del inventario de equipos para manejar y procesar el mayor stock de armas de fuego y municiones que ahora posee la SSA.

Este escándalo ha generado un intenso debate sobre la transparencia y la seguridad en las agencias de inteligencia del país, con llamados a una supervisión más estricta para evitar futuros incidentes de este tipo.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias