martes 16 de julio de 2024 - Edición Nº228

Asia | 21 jun 2024

Conflicto Israel-Hamás

Israel intensifica el frente con el Líbano sin dejar de lado la Franja de Gaza

Israel lanzó bombardeos en Gaza y se enfrentó a disparos de artillería desde Líbano, un día después de que Hezbolá advirtiera con represalias si Israel abría un nuevo frente en su frontera norte.


TAGS: GAZA, ISRAEL, LíBANO

Por: Mundo en Conflicto

Este jueves, Israel bombardeó la Franja de Gaza y se vio confrontado a disparos de artillería provenientes de Líbano, apenas un día después de que el líder de Hezbolá, el movimiento chiita, amenazara con una respuesta contundente si el Estado hebreo iniciaba una ofensiva general en su frontera norte.

Hezbolá, aliado del movimiento islamista palestino Hamás que gobierna Gaza, anunció que atacó el norte de Israel en represalia por la muerte de uno de sus combatientes en un ataque israelí. El ejército israelí confirmó la eliminación de un comandante de Hezbolá y bombardeó una base de “lanzamiento de misiles tierra-aire” en Líbano, financiada por Irán.

Hasan Nasrallah, líder de Hezbolá, advirtió el miércoles que ningún lugar en Israel estaría seguro si el gobierno israelí abría un nuevo frente en su frontera norte. El general Herzi Halevi, jefe del ejército israelí, afirmó que su país posee “capacidades infinitamente superiores” a las de Hezbolá.

La frontera entre Israel y Líbano ha sido escenario de intercambios de artillería casi diarios desde el inicio de la guerra con Hamás en Gaza el 7 de octubre. La ofensiva israelí continúa sin descanso en Gaza, un territorio de 2,4 millones de habitantes devastado por más de ocho meses de conflicto.

En el campo de refugiados de Nuseirat, en el centro de Gaza, dos personas murieron en un bombardeo, según fuentes médicas. Testigos reportaron disparos de tanques israelíes en Zeitun, un barrio de Gaza, así como en los campos de Bureij y Maghazi. En Rafah, en el extremo sur de Gaza, se registran enfrentamientos entre soldados israelíes y combatientes palestinos, según una fuente del brazo armado de Hamás.

La guerra comenzó el 7 de octubre, cuando milicianos islamistas mataron a 1.194 personas, en su mayoría civiles, y secuestraron a 251 en el sur de Israel, según datos oficiales israelíes. El ejército israelí estima que 116 personas siguen secuestradas en Gaza, de las cuales 41 habrían muerto.

En respuesta, Israel lanzó una ofensiva que ha dejado al menos 37.431 muertos en Gaza, en su mayoría civiles, según el Ministerio de Salud del territorio. Benjamin Netanyahu, primer ministro de Israel, enfrenta críticas tanto internas como externas por su manejo de la guerra y por no lograr la liberación de los rehenes. Sin embargo, Netanyahu, al frente de una coalición nacionalista, ultraconservadora y ortodoxa, asegura que continuará la guerra hasta “aniquilar” a Hamás, considerado una organización “terrorista” por Israel, la Unión Europea y Estados Unidos.

Amos Hochstein, emisario del presidente estadounidense Joe Biden, visitó esta semana Israel y Líbano, y calificó de “urgente” reducir las tensiones en la frontera con Líbano, apoyando el plan de tregua para Gaza presentado por Biden el 31 de mayo. La relación entre Biden y Netanyahu se ha complicado, y la Casa Blanca calificó de “profundamente decepcionantes y ciertamente ofensivas” las declaraciones de Netanyahu sobre retrasos en la ayuda militar estadounidense a Israel. Netanyahu afirmó que está dispuesto a enfrentar ataques personales mientras Israel reciba los suministros militares necesarios para su guerra de supervivencia.

El ejército israelí anunció el martes que estaba listo para una “ofensiva” contra Hezbolá después de semanas de intensificación de los disparos desde ambos lados de la frontera. El canciller israelí, Israel Katz, amenazó con destruir a Hezbolá en una “guerra total”. Nasrallah declaró el miércoles que el enemigo sabe que se han preparado para lo peor y que “ningún lugar” estaría a salvo de sus cohetes. También amenazó a Chipre, afirmando que sería considerado “parte de la guerra” si autorizara a Israel a usar sus aeropuertos y bases para atacar Líbano. El presidente chipriota, Nikos Christodoulides, aseguró que Chipre no está implicada en esta guerra.

Más de ocho meses de enfrentamientos entre Hezbolá y el ejército israelí han dejado al menos 479 muertos en Líbano, la mayoría combatientes de Hezbolá, según un recuento de AFP que incluye a 93 civiles. En Israel, al menos 15 soldados y 11 civiles han muerto, según las cifras israelíes. La guerra en Gaza también ha incrementado la violencia en Cisjordania ocupada, donde el Ministerio de Salud palestino informó que las fuerzas israelíes mataron a un adolescente palestino en Qalqilya, mientras el ejército israelí indicó que sus tropas dispararon contra alborotadores.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias