viernes 14 de junio de 2024 - Edición Nº196

Asia | 4 jun 2024

Modi gana su tercera elección

Narendra Modi asegura su tercer mandato en India, aunque pierde fuerza en el parlamento

El primer ministro Narendra Modi celebró su victoria en las elecciones generales de India, asegurando un tercer mandato consecutivo. Sin embargo, su mayoría parlamentaria se ha reducido significativamente, obligando al BJP y sus aliados a depender más de sus socios de coalición.


TAGS: INDIA

Por: Mundo en Conflicto

El primer ministro nacionalista Narendra Modi ha proclamado su victoria en las elecciones generales de India, garantizándose así un tercer mandato consecutivo. Sin embargo, la mayoría parlamentaria de su coalición, la Alianza Democrática Nacional (NDA), ha disminuido, lejos del triunfo aplastante que predecían las encuestas.

"El pueblo ha confiado en la NDA por tercera vez consecutiva", declaró Modi en la red social X. "Es un hecho histórico en India".

A pesar de que los analistas y los sondeos a boca de urna anticipaban una victoria contundente para Modi y su partido, el Bharatiya Janata Party (BJP), los resultados indican que el BJP y sus aliados no lograron el resultado esperado y dependerán de sus socios de coalición. Según cifras de la comisión electoral, con casi el 99% de los votos escrutados, el BJP obtuvo el 36,7% de los sufragios, una disminución respecto a las elecciones de 2019.

Modi fue reelegido en su circunscripción, la ciudad sagrada de Varanasi, también conocida como Benarés. Es la tercera vez que gana en esta área, obteniendo esta vez 152.000 votos más que el segundo candidato.

En total, el BJP consiguió 239 escaños y sus aliados otros 52, sumando 291, superando la mayoría absoluta de 272 diputados en una cámara de 543 escaños.

El principal partido opositor, el Congreso Nacional Indio, parece encaminado a casi duplicar su número de escaños, pasando de 52 a 99 legisladores.

Reacciones y desafíos

“El país le dijo a Narendra Modi: ‘No te queremos'”, declaró el líder del Congreso Nacional Indio, Rahul Gandhi, reelegido en su circunscripción de Wayanad, en el sur. “Estaba seguro de que la gente de este país iba a dar la respuesta correcta”.

A sus 73 años, tras una década promoviendo su agenda nacionalista hindú, Modi se encamina hacia un tercer mandato en esta potencia emergente miembro de los BRICS, junto a Brasil, Rusia, China y Sudáfrica. Esto, a pesar de las acusaciones de la oposición y las inquietudes sobre los derechos de las minorías religiosas.

Un total de 642 millones de personas participaron en estos comicios, realizados en siete fases a lo largo de seis semanas, enfrentando el desafío logístico de organizar elecciones en la nación más poblada del mundo, con 1.400 millones de habitantes.

Se estima que más de dos tercios de la población india pertenecen a las castas más bajas del sistema de estratificación social hindú. Políticos de todas las tendencias cortejaron a estas castas con programas de acción social, promesas de empleo y subsidios especiales para combatir la discriminación. No obstante, el BJP de Modi se distinguió con un mensaje distinto: primero la religión y luego la casta.

Presión sobre la oposición

Los opositores de Modi lograron mejorar su caudal electoral pese a enfrentar procesos judiciales que denuncian como parte de una campaña política de Modi contra la disidencia. El centro estadounidense Freedom House indicó que este año el BJP “ha utilizado cada vez más las instituciones gubernamentales para atacar a sus rivales políticos”.

Como ejemplo, los opositores citan el caso de Arvind Kejriwal, ministro principal de Nueva Delhi, detenido en marzo por un caso de corrupción, liberado en mayo para la campaña electoral y encarcelado nuevamente el domingo.

La política de Modi también genera inquietud entre la minoría musulmana, de más de 200 millones de personas, preocupadas por su futuro en este país constitucionalmente secular que fue colonia británica hasta 1947.

Las elecciones representaron un desafío logístico en este vasto país, con innumerables urnas en megaciudades como Nueva Delhi y Bombay, así como en zonas forestales aisladas y en la conflictiva región de Cachemira. Para facilitar el recuento, se utilizaron máquinas de votación electrónica.

El jefe de la comisión electoral celebró un “récord mundial” con 642 millones de votos emitidos en los comicios, alcanzando una participación del 66,3%.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias