viernes 14 de junio de 2024 - Edición Nº196

Oceanía | 22 may 2024

Disturbios mortales en Nueva Caledonia

Claves para entender la crisis en Nueva Caledonia

El archipiélago francés de Nueva Caledonia vive sus peores disturbios en 40 años debido a una reforma del censo electoral, lo que ha obligado al presidente Emmanuel Macron a intervenir personalmente.


Por: Mundo en Conflicto

El archipiélago francés de Nueva Caledonia atraviesa sus peores disturbios en 40 años por una polémica reforma del censo electoral, lo que obligó al presidente Emmanuel Macron a viajar a esta excolonia del Pacífico.

Claves para entender la situación:

Colonización

En 1853, bajo la orden del emperador Napoleón III, Francia tomó posesión de Nueva Caledonia, ubicada a 18.000 kilómetros de la metrópolis y a 2.000 de Australia. A partir de 1864, más de 20.000 convictos fueron enviados allí hasta 1897. Tras la represión de la Comuna de París en 1871, miles de presos políticos, incluida la poetisa anarquista Louise Michel, fueron deportados. Las autoridades crearon "reservas" para los nativos, despojándolos de sus tierras y forzándolos a trabajos. La extracción de níquel atrajo migrantes de Asia, Tahití y las Antillas.

Canacos y "caldoches"

El archipiélago, con una población de 271.400 personas según el censo de 2019, está compuesto por dos principales comunidades: los canacos (41%), nativos del lugar, y la comunidad europea (24%), incluidos los "caldoches", descendientes de colonos blancos. En 1878, una revuelta canaca contra el despojo de tierras dejó 600 insurgentes y 200 europeos muertos, y forzó a 1.500 canacos al exilio. En 1946, Nueva Caledonia se convirtió en un Territorio de Ultramar francés y los canacos obtuvieron la nacionalidad francesa y el derecho a voto, aunque hubo más enfrentamientos en los años 80.

Descolonización

Los acuerdos de Matignon en 1988 impulsaron la reconciliación económica y política, y el pacto de Numea de 1998 otorgó un estatuto de autonomía progresiva al archipiélago. Tres referendos se llevaron a cabo; en los dos primeros, alrededor del 55% votó contra la independencia. En el tercero, en 2021, el "no" alcanzó el 96,5%, pero los independentistas, que lo boicotearon por la pandemia de COVID-19, impugnaron su validez. La ONU aún considera a Nueva Caledonia como uno de los 17 “territorios no autónomos del mundo”.

Crisis del níquel

El sector terciario es predominante, pero casi una cuarta parte de los empleos en el sector privado están vinculados al níquel. Nueva Caledonia es el tercer productor mundial de este mineral, crucial para fabricar acero inoxidable y baterías de vehículos eléctricos. Sin embargo, enfrenta una crisis por la caída de precios, altos costos energéticos y competencia extranjera. Para los independentistas, el níquel es esencial para una independencia viable.

Reforma controvertida

Los disturbios comenzaron el 13 de mayo en respuesta a una reforma del censo electoral promovida por el gobierno francés. Los líderes canacos argumentan que la reforma diluirá su influencia en las instituciones locales. El acuerdo de Numea congeló el censo para las elecciones provinciales a los votantes inscritos en 1998 y sus descendientes, pero la reforma incluye a quienes han residido allí durante los últimos diez años. Macron, bajo presión, busca retomar el diálogo político y anticipar la reconstrucción económica, advirtiendo que presentará la reforma para su votación final antes de finales de junio. Los disturbios han dejado seis muertos, incluidos dos gendarmes, y se ha declarado el estado de emergencia.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias